Control de Calidad

Los requisitos de la producción cárnica en el mercado actual implica contar con el más exigente sistema de control de la calidad para garantizar una gestión eficaz. Nuestro Plan de Control Integral se basa en la implantación de un sistema informático de análisis, consulta y registro de datos que apoya los procesos de planificación, control y ejecución de la producción.

Con este sistema de control de la calidad integrada se logra una eficaz organización en la producción, un control del consumo de las materias primas y se verifica la producción y los flujos entre los diferentes centros integrados en este sistema.

Nuestro propósito es cubrir la aplicación de técnicas administrativas de planificación, análisis y control de sistemas operacionales lo que implica el uso de métodos y técnicas de autocontrol que abarquen todos los procesos productivos. Para ello es necesario la determinación y el establecimiento de la estructura organizativa, dotando de los recursos necesarios para los desarrollos de los planes en los que se establece la organización de nuestra empresa y la distribución de los procedimientos.

1. Trazabilidad

Los sistemas de trazabilidad son un requisito fundamental para la gestión de la empresa alimentaria, que requiere procedimientos documentados orientados a la identificación de todo producto en cualquier eslabón de la cadena productiva que conforma Procavi y nos proporciona información dentro de la empresa con el fin de facilitar la gestión y el control de las distintas actividades, además de contribuir al aseguramiento de la calidad y la certificación de los productos.

Nuestros sistemas de trazabilidad recopilan y cotejan la información que se elige y lo enlaza con las materias primas, los procesos tecnológicos y los productos finales, así como cualquier otro aspecto que pueda tener influencia sobre los mismos.

Con estos sistemas, totalmente controlados, se potencia el mercado, promoviendo la seguridad comercial de los alimentos y se gana la confianza de nuestros consumidores debido a que dan certeza de que nuestros productos se producen con la conveniente transparencia informativa a lo largo de toda la cadena agroalimentaria.

2. I + D + i

La implantación de la actividad de I+D en Procavi es un proceso abierto de enorme importancia que configura la estructura y la capacidad de nuestro propio grupo de investigación, y la implicación del mismo en programas y actuaciones efectivas desde el punto de vista de los avances tecnológicos.

Nuestra política de continua investigación se basa en propulsar la productividad mediante la innovación y la educación para situar a nuestra organización en las empresas de vanguardia en la producción y utilización del conocimiento para garantizar el crecimiento de la competitividad empresarial y la sostenibilidad ambiental, así como reconocer y promover la I+D como un elemento para la generación de nuevos conocimientos.

Para ello desarrollamos una política integral de ciencia, tecnología e investigación para promover el tejido empresarial y que éste sea altamente competitivo.

3. Certificados

La política de mejora continua por la que se caracteriza Procavi está basada en las certificaciones BRC e IFS las más exigentes a nivel internacional.

Estas certificaciones garantizan la eficiencia y excelencia en los procesos productivos implantados e indican que, tanto nuestros sistemas, como la elaboración de los productos se realizan atendiendo a unas reglas estandarizadas de calidad.

Nuestros procesos productivos atienden a las máximas garantías higiénico-sanitarias, pensando en la calidad y en nuestros clientes finales, mediante procedimientos y recursos bien organizados y controlados.

Procavi cuenta con las certificaciones BRC e IFS, las más exigentes a nivel internacional y que demuestran la eficiencia y excelencia de los procesos implantados por la empresa. El funcionamiento de la empresa se ajusta a unas reglas estandarizadas de calidad.

Procavi está certificada, por partida doble, para la elaboración de productos de consumo Halal para responder a la demanda de una cuarta parte de la población mundial. La mezquita de París y Halal Consulting son los dos organismos que certifican que la elaboración de productos de la empresa se ajusta a la normativa islámica que se recoge en El Corán, se trata por tanto, una garantía alimentaria para la comunidad musulmana.